Lo hacemos de tanto en tanto, pero hoy vamos a dedicarle un post completo a los espacios verdes de Buenos Aires. Aunque la ciudad, en determinados barrios, no se caracteriza por tener una cantidad increíble de plazas, sorprende muchas veces con parques geniales, escondidos, secretos a voces que incluso los mismos habitantes del barrio no saben que existe. No es este el caso, pues hoy hablaremos de algunas de las plazas más importantes que se encuentran en la Ciudad.

  • Parque Las Heras: elijo Plaza Las Heras como la primera de la lista porque tiene una de las historias más interesantes. Allá por 1887, mientras Carlos Thays todavía no había llegado a nuestro país para construir algunos de los parques más grandiosos de Buenos Aires, se construía en la zona de Palermo una penitenciaría. Se la consideraba una cárcel modelo, y así lo fue hasta la década del '60, cuando fue demolida y dejó su espacio para que se construyera la Plaza Las Heras. La entonces municipalidad compró el predio en 1961, pero la Plaza recién comenzó a ser construída en los años '80. Por eso, podemos decir que es una de las plazas más lindas pero más jóvenes de la Ciudad. Lo que solía ser llamada "la Tierra del Fuego" (por la similaridad de la estructura de la penitenciaría con aquella ubicada al sur del país), ahora es un hermoso espacio verde, amplio, donde las personas se reúnen para tomar unos mates, sacar a correr al perro, y pasar una linda tarde bajo el sol.

  • Parque Saavedra: este lugar es fantástico, y lo digo sin lugar a dudas. En el parque Saavedra podemos tomar algo en sus muchos y encantadores bares aledaños, disfrutar de una feria de artesanías y otras menudencias, y de una feria todos los domingos donde se pueden comprar productos naturales, carnes y verduras. Es, al fin y al cabo, un parque barrial como Dios manda, porque encima está ubicado en uno de los barrios más tranquilos de la Ciudad, Saavedra. El parque Saavedra se inauguró el mismo día de la fundación del barrio, y originalmente era llamado Paseo del Lago. Su nacimiento data de 1873, y por eso es considerado uno de los parques más antiguos de la Ciudad. Casi dos décadas después de su fundación, en el Parque se comenzó a gestar un proyecto interesante y que seguramente, de haberse realizado, hubiera cambiado para siempre la historia del barrio. Se quería canalizar el arroyo Medrano y transformar la plaza en un segundo puerto, con hotel de los inmigrantes y todo. Afortunadamente, esto no sucedió, y podemos disfrutar de mucha tranquilidad cuando lo visitamos.

  • Plaza Italia: este parque ya se ha transformado en uno de los puntos neurálgicos de la Ciudad de Buenos Aires. Ubicado sobre la avenida Santa Fe, rodeado del predio de La Rural y del Zoológico de Buenos Aires, Plaza Italia se diferencia de la mayoría de las plazas porteñas debido al movimiento que hay a su alrededor a casi todo momento del día. Es, definitivamente, una de las plazas más ajetreadas de la ciudad, pero nadie se toma el tiempo para apreciarla. Todas las ciudades de Argentina tendrán su Plaza Italia, considerando la influencia de ese país en la cultura nacional, pero esta en particular se destaca (quizás es algo del orgullo porteño). Plaza Italia también es una de las más antiguas de Buenos Aires: su construcción comenzó en 1898, bajo el nombre de Plaza de los Portones. De plaza Italia salió el primer tranvía eléctrico de la Ciudad, y en cuanto a transporte hoy en día no solamente tenemos la estación de la línea D de subtes, sino que también podemos disfrutar de un paseo turístico en un mateo, un carruaje tirado por caballos que nos lleva alrededor de la plaza. ¿Uno de los puntos más interesantes? La estatua, que no podía faltar, del libertador italiano Giuseppe Garibaldi.

  • Plaza Francia: también conocida como parque Intendente Alvear, plaza Francia es una de las más encantadoras de la Ciudad. Su encanto no reside quizás en su cualidad de espacio verde, sino en la feria de artesanos en donde podemos encontrar lo que queremos. También en la zona de Recoleta, plaza Francia fue una más nombrada gracias a los festejos por el Centenario de la Nación (como plaza Italia y plaza España, por ejemplo), en reconocimiento a los países que enviaron sus saludos. En ella podemos encontrar el Monumento de los Franceses a la Argentina, y en 1910, la influencia francesa en la cultura y arquitectura porteñas era muy grande. Quizás ahora no podamos apreciarlo, pero en su momento, la plaza Francia era un símbolo de reconocimiento. Desde la década del '60, en esta plaza podemos encontrar una feria de artesanos que en esa época era el lugar donde ir si éramos parte de la contracultura porteña. Desde que los artesanos comenzaron a trabajar en la plaza, las personas comenzaron a adoptar sus productos, y hoy en día ya son una parte integral de la plaza misma.

  • Parque Sarmiento: y nos volvemos a Saavedra para destacar a otro de sus parques, el Parque Sarmiento, que aunque tuvo una decaída en las últimas décadas hoy se ha transformado en un sinónimo de deportes. Con un total de 70 hectáreas, y también es uno de los más jóvenes de Buenos Aires, pues fue inaugurado en 1981. Ubicado sobre la Av. Ricardo Balbín, se llama Sarmiento no solamente por el ex presidente Argentino, sino además porque fue la idea de sus constructores instalar allí el zoológico de Buenos Aires. Como Sarmiento fue quien lo fundó, así se llamó al parque, que a su vez le dio el nombre al barrio que lo rodea. Sin embargo, el parque fue pasando de manos, de concesiones, y es notorio que hoy en día se cobre entrada para poder ingresar, aunque hay que admitir que el parque cuenta con más instalaciones que una plaza normal. El Parque Sarmiento cuenta con 11 canchas de fútbol, 3 piletas, 12 canchas de tenis de cemento, y un sector de parrillas, entre otras cosas.