Hace algunos meses habíamos adelantado sobre los planes para la construcción del Museo del Libro y de la Lengua, una deuda pendiente en lo que se refiere a la cultura nacional. Desde el viernes pasado, con la inauguración oficial por parte de la presidenta Cristina Fernández, este museo es una realidad.

Ubicado a unos pocos pasos de la Biblioteca Nacional, tiene comunicación con la misma mediante la Plaza del Lector. Con la inauguración del museo, queda finalizada la puesta en valoración del predio, ya que ahora se trata de un paseo cultural completo. En la misma manzana se encuentran el Museo Nacional del Grabado y el Instituto Cultural Juan Domingo Perón. Para aquellos desprevenidos, no será difícil ubicarlo: el particular diseño del reconocido arquitecto Clorindo Testa -quién también estuvo a cargo de la Biblioteca Nacional- sumado a los colores intensos del edificio son imposibles de pasar por alto.

A partir del lunes 10 de octubre se abren las puertas al público. El museo depende de la Biblioteca Nacional y se centra en el libro y en el habla de los argentinos. La planta baja estará dedicada al estudio de la lengua, el primer piso se centra en el objeto libro y todo lo relacionado con él y el segundo piso estará dedicado a diversas exposiciones temporales. También habrá espacios dedicados a proyecciones, conferencias y otras actividades.

El museo está inspirado en el Museo de la Lengua Portuguesa en San Pablo, Brasil y es el primero de la región dedicado al castellano, enfocándose en la idea de que una lengua toma distintas formas por ser un entramado de identidades. También se busca una mayor integración con las universidades e investigadores para promover el estudio de la lengua particular de los argentinos en las diferentes regiones del país.

Sin dudas, una opción interesante para los amantes de la literatura y también para curiosos en busca de cosas nuevas en la ciudad.

Museo del Libro y de la Lengua, Av. Las Heras 2555

Foto: elargentino.com