Una de las problemáticas más importantes de la arquitectura de la ciudad es la protección de los edificios y el paisaje. Por eso, gracias a una iniciativa de la Legislatura, la City porteña estará protegida: ya no podrán construirse torres ni edificios en altura. El sector comprendido dentro del área de protección abarca unas cincuenta manzanas del Microcentro, donde se encuentran algunos de los edificios y espacios verdes más importantes de la ciudad.

Lo que la norma establece exactamente es que no se podrán construir ni edificios de altura ni torres, pero más allá de eso existirá una restricción a los avisos publicitarios. Solamente serán aceptados en las fachadas carteles frontales simples o iluminados que no superen el 5 por ciento de la superficie total de la fachada en planta baja.

¿El objetivo final? Resguardar la calidad histórica que tienen la mayoría de los edificios de la zona, que se mezclan con centros comerciales, además de poder mantener la integridad de la Plaza de Mayo, la Plaza San Martín y la Avenida de Mayo, zonas de Buenos Aires que no solamente tienen una importancia comercial sino que fueron sectores clave en algunos de los acontecimientos culturales y sociales más importantes de la ciudad.

Algunos de los puntos que estarán protegidos, además de los ya mencionados, serán la calle Florida, que además de tener edificios con arquitectura antigua también es un centro comercial de gran relevancia, la recova del Bajo, la calle Reconquista, la calle Tres Sargentos, la avenida Leandro N. Alem y las Galerías Pacífico, otro importante centro comercial. Además, están incluidos dentro de esta nueva normativa otros 192 edificios que han sido recatalogados.

El barrio de San Telmo tiene una protección similar desde hace unos treinta años, pero esta acción es una de las más importantes de las últimas décadas, dado que frena el avance de emprendimientos inmobiliarios que en cierta forma estaban "arruinando" la visión de algunas de las joyas arquitectónicas de la ciudad.