Una de cal y una de arena. En el blog estamos acostumbrados a darles buenas noticias, pero también tenemos que informar aquellas que seguramente no van a dejar todos contentos. La semana que viene seremos testigos de un nuevo aumento en el precio de los taxis, que elevará la bajada de bandera a $7,30 y la ficha a 73 centavos.

El aumento se viene discutiendo hace bastante, así que no debería llegar como ninguna novedad. Se comenzará a aplicar a partir del martes que viene, 29 de noviembre, y el aumento total será de un 26 por ciento. Para que veamos el impacto, actualmente la bajada de bandera está en $5,80 y la ficha, 58 centavos. En el caso de la tarifa nocturna, que aumenta a partir de las 21 horas, se elevará a los $8,80.

La suba se terminó de negociar en octubre pasado a través de una audiencia pública que terminó de legitimar lo acordado entre la Subsecretaría de Transporte de la Ciudad y las organizaciones de taxistas y propietarios de taxis. Desde el año 2003, hemos tenido once subas de tarifa. En marzo de este año, también se comenzó a aplicar la tarifa nocturna, un aumento del 20 por ciento en la tarifa normal, y un recargo para los servicios de radiotaxi, que cobran seis fichas adicionales por enviarnos el coche a domicilio.

¿Por qué el aumento, se preguntarán? De acuerdo con el gobierno porteño, el aumento es acorde a los aumentos en los insumos para los coches, que afectan la rentabilidad de los taxis. Estos aumentos han hecho que la tarifa actual quede desactualizada. Otra importante novedad es que a partir de ahora la tarifa de los taxis será revisada cada seis meses, para poder revisarla de acuerdo con los cambios realizados por la inflación.

Foto: Wikipedia