Imagino que llaman la atención de cualquiera que ande por el centro porteño. No sólo porque están sentados en un sillón en plena vereda, sino porque Alberto Olmedo y Javier Portales fueron dos grandes humoristas que supieron dar vida a personajes entrañables. Y, desde anoche, ambos tienen un merecido homenaje en la esquina de Corrientes y Uruguay.

Aunque el Negro ya tiene una columna y placa recordatoria en Corrientes al 1700, en esta ocasión se trata de una escultura dedicada a los famosos personajes Borges y Álvarez, quienes salían en el mítico programa No toca botón y también en varias películas de los '70 y '80. La imagen está hecha en tamaño natural, lo cual impacta un poco, y respetando el vestuario que solían utilizar.

El autor de la obra es el escultor Fernando Pugliese, que también fue el encargado de diseñar pesebres gigantes y esculturas para Tierra Santa. Las dos figuras fueron modeladas utilizando fibra de vidrio y resina epoxi, captando la esencia de los actores, con el mismo objetivo que el homenaje a Mafalda: que el público se siente junto a ellos y se saque una foto.

Realmente me parece un trabajo brillante y de gran calidad. Si bien estos genios ya nos dejaron y pasaron a la inmortalidad, gracias a sus películas y programas de televisión, ahora tenemos la oportunidad de compartir su alegría y agradecerles por tantos años de risas, mientras hacemos nuestras tareas cotidianas. De hecho, mucha gente se acercó durante todo el día para tomarse la fotografía de rigor.