Siempre les recomendamos lugares en Buenos Aires, pero a veces nos damos cuenta que todos son "al nivel del suelo". Buenos Aires no tiene muchos miradores para aprovechar la vista aérea, pero con un poco de imaginación podemos encontrar algún que otro lugar que nos permita ver a Buenos Aires desde otra perspectiva. A continuación les traemos opciones de miradores o edificios que ofrecen una vista de la ciudad desde distintos ángulos.

  • El Puente de Figueroa Alcorta: Este puente peatonal que atraviesa la Av. Figueroa Alcorta une el Museo de Bellas Artes con la Facultad de Derecho por sobre esta avenida que suele tener tránsito intenso. Es un puente no muy grande pero desde allí se puede ver la calle desde la altura y los autos que pasan y tener una vista privilegiada del edificio de la facultad, del cual ya hablamos cuando les contamos sobre los edificios más imponentes de Buenos Aires. Suele ser el lugar elegido por turistas y estudiantes de fotografía para retratar la vida en la ciudad.

  • La terraza del Centro Cultural Recoleta: Ya les contamos sobre el Recoleta cuando recomendamos los centros culturales más importantes de Buenos Aires. Sin embargo, la terraza es la joya escondida de este edificio, ya que ofrece una vista de la barranca de la plaza y más hacia el bajo, donde también se puede ver la Facultad de Derecho. También se realizan eventos, como el Festival de Jazz donde se aprovecha esta terraza como una locación excelente al aire libre.

  • El mirador del Palacio Barolo: El histórico Palacio Barolo está ubicado en Av. de Mayo y en 1997 fue declarado Monumento Histórico Nacional. Es uno de los edificios clásicos de la ciudad por su arquitectura en la que se destacan las referencias a la Divina Comedia de Dante Alighieri, ya que las estructuras representan a los lugares clave de la novela: cielo, infierno y purgatorio. Se realizan visitas guiadas con cita previa en las que se puede acceder al mirador.

  • La Biblioteca Nacional: La Biblioteca Nacional es uno de los edificios más imponentes de la ciudad y sólo por eso ya merece una visita. Pero además de esto, en los pisos más altos se puede tener una vista espectacular de la ciudad mientras se espera por una consulta de libros, o simplemente sentarse un rato a mirar desde la altura los parques de la Av. Libertador y más allá.

Bonus Track: Para los que viven en Buenos Aires y trabajan en alguna de las torres de la Av. Alem, o si conocen a alguien que trabaje ahí, porque no son abiertos al público, los pisos más altos de esos edificios suelen tener las vistas más increíbles de la ciudad, donde se puede ver el río, el puerto y todo eso que nunca vemos los porteños ya que nuestra ciudad está constrída dándole la espalda al río.

Estos son algunos de los lugares donde podemos perdernos un rato de la locura de la vida diaria. ¿Conocen algún otro?