Si andan por el Centro porteño en hora pico, imagino que esta imagen les resultará familiar: una marea de vehículos que convierten el tránsito de nuestra Capital en un verdadero suplicio, algo que lejos de mejorar, empeora cada vez más por la mayor venta de autos y motos. Era tiempo de hacer algo para resolverlo, por lo cual llegó una propuesta, que resultará positiva para algunos y antipática para otros.

La idea que ingresó a la Legislatura porteña propone que puedan circular, por la zona céntrica, únicamente los autos particulares que coincidan con determinado número de patente. Los días hábiles, se permitiría que circulen sólo los vehículos cuya terminación sea par o impar, de acuerdo con el día, entre las avenidas Independencia, Entre Ríos, Callao, Córdoba, Leandro N. Alem y Paseo Colón.

Sin embargo, hay unas cuantas excepciones, porque los transportes públicos y privados, servicios de emergencias, remises habilitados, motos y otros vehículos de dos ruedas, no tendrían restricciones para moverse por estas más de 200 cuadras donde también está incluida una gran parte del casco histórico, lo cual ayudaría incluso a evitar el deterioro de edificios emblemáticos.

Esto mismo se hizo en los '70 y los '90, cuando el tránsito era mucho menor, con resultados negativos que llevaron a cancelar las medidas. En contrapartida, ahora la red de subtes llega a más barrios de la Ciudad y, justo en esa zona, hay decenas de puntos donde se puede alquilar una bicicleta durante una hora, gracias al sistema público y gratuito.

El legislador Oscar Zago aclaró que a algunos vecinos no les gustará esta medida, pero que será "indudablemente beneficiosa para los habitantes de la Ciudad y su infraestructura". El tema es que, si no se habilitan más estacionamientos para que se pueda dejar el auto fueras de esas zonas ni se controla correctamente, probablemente este proyecto tenga el mismo resultado que los anteriores. ¿Qué opinan ustedes?

Foto: Infobae