Buenos Aires es inabarcable, eterna y siempre hay algo nuevo por descubrir o algo que habíamos ignorado por completo. Pero además de todo el brillo, la ciudad tiene sus propias heridas abiertas, marcas de hechos que siempre hay que recordar para evitar que se repitan. La Plaza Embajada de Israel se ubica en el lugar exacto donde funcionaba la embajada de ese país hasta el 17 de marzo de 1992, cuando un atentado terrorista destruyó el edificio completamente. Lo que vino después, todos lo sabemos, la desesperación, los heridos y las 29 víctimas fatales que dejó este terrible ataque.

 

En esta foto de Daniel Yuchak, podemos ver la Plaza Embajada de Israel, este momunento recordatorio al aire libre en el lugar donde todo sucedió, como una marca de que el tiempo se detuvo. Los árboles que crecen en la plaza -aún jóvenes- dan un aire esperanzador: a pesar de la destrucción y sus marcas, el ciclo de la vida continúa. Que esta plaza sirva para recordarnos esta herida y así lograr que nunca se repita.

 

¿Querés participar? Compartí con nosotros las fotos de lugares, personajes o eventos curiosos que hayas tomado en la Ciudad de Buenos Aires y tengan un ancho mínimo de 800 píxeles. Todos los días elegiremos las más interesantes de nuestropool en Flickr para publicarlas en el blog. ¡Te esperamos!