La política ecológica de la ciudad de Buenos Aires se sigue expandiendo. Hoy nos enteramos que la movida de la separación de residuos se va a incrementar en 2012, a partir de la instalación de contenedores diferenciados en el Centro porteño. Así, los vecinos de la zona y las personas que trabajan allí deberán separar los residuos comunes de los reciclables, a través de una iniciativa iniciada por el gobierno porteño en el día de ayer. Será la primera etapa de un plan para instalar estos contenedores en toda la ciudad. Se planea que esto esté terminado para fines del año que viene.

Uno de los principales objetivos de la ciudad, además del reciclaje, es lograr evitar que haya basura en las calles, algo que hasta el momento no se ha conseguido. Los primeros 80 recipientes diferenciados fueron colocados ayer por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público en un sector especial del Centro, delimitado por las calles Entre Ríos, Lima, Rivadavia y Belgrano. Los contenedores instalados tienen una capacidad de 3.200 litros, por lo que son tres veces más grandes que los que podemos encontrar esparcidos por diferentes barrios de la ciudad.

Además, para agilizar el trabajo de los recolectores de residuos, los camiones podrán vaciar el contenido de los recipientes a través de uno de sus laterales. La ubicación de estos 80 contenedores son las esquinas de las calles, y al ser metálicos no podrán ser movidos por los vecinos. Estos contenedores son solamente el comienzo, dado que la ciudad tiene 300 en total para ser colocados en distintas partes de Buenos Aires.

¿En qué sentido ayudarán al reciclado? Por un lado, vamos a encontrar recipientes negros que servirán para tirar basura húmeda, en la mayoría de los casos comida. En total son unos 220, y las actuales empresas de recolección de residuos serán las encargadas de vaciarlos, con el uso de camiones especiales. Por este motivo, sus contratos o licencias concesionarias fueron extendidas por otros 2 años. Luego se podrá licitar a nuevas empresas para que se encarguen del servicio. Estos recipientes estarán ubicados de a uno por cuadra.

Por otro lado, tendremos los recipientes verdes, en total unos 80, que serán ubicados cada manzana. Allí será el lugar para tirar los residuos reciclables o recuperables. En este caso, los encargados de vaciarlos no serán los recolectores de residuos, sino cartoneros organizados en cooperativas, que se encargarán de llevar los residuos hasta el Centro Verde ubicado en el barrio de Barracas.

El propósito de este plan es llegar a Año Nuevo de 2012 con el 100 por ciento de la ciudad con contenedores verdes. El stock de contenedores que tiene la ciudad es de 20.000 y para marzo se prevé comenzar con la segunda etapa del plan, instalándolos en los barrios de Villa Soldati, Villa Lugano y Villa Riachuelo. Los esfuerzos de este programa se enmarcan con los de la ley Basura Cero, aprobada en 2007, pero de la cual no hemos visto demasiados resultados todavía.

Algunas preocupaciones fundamentales: ¿dónde irá a parar toda esta basura húmeda que se extrae de los contenedores? ¿Se procederá con un plan de educación de vecinos para que no tiren a la basura cosas reciclables? Y finalmente, ¿cómo serán remunerados los cartoneros? Son algunas de las cosas que todavía están en el aire, pero que seguramente se irán definiendo con el correr del tiempo, para bien o para mal.

Foto: Diario Clarín