Faltando muy poco para terminar este 2011, tenemos una buena noticia para el patrimonio arquitectónico, que pasó varios sobresaltos durante todo el año: la sede que tiene la Facultad de Ingeniería de la UBA en el barrio de San Telmo, fue declarada Monumento Histórico Nacional, a raíz de una ley sancionada el 30 de noviembre y promulgada hoy.

Este edificio, uno de los tantos que tiene la Universidad de Buenos Aires en nuestra Ciudad, funciona en la avenida Paseo Colón 850. Su estilo arquitectónico es el denominado dórico, en el cual podemos encontrar entre sus principales exponentes al Partenón griego y, hoy en día, es capaz de recibir hasta 4300 alumnos por cada uno de los turnos.

La historia viene de 1951, cuando el destino original era albergar a la Fundación Eva Perón. Sin embargo, tras el derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955, la llamada Revolución Libertadora decidió asignarlo a la Facultad de Ingeniería. Por ese entonces, se estaba utilizando la sede ubicada en Las Heras 2214, la cual hoy continúa funcionando para algunas carreras de grado.

Como la obra estaba inconclusa, el trabajo quedó en manos del ingeniero Enrique Cáceres, quien desde 1956 también fue el encargado de comandar tareas como la carpintería y revestimientos de madera lustrada. La habilitación parcial fue en 1957, para terminar con las obras recién en 1966, logrando un edificio de 46 mil metros cuadrados, compuesto por cinco pisos, la planta baja y dos subsuelos.

En la actualidad, hay oficinas administrativas correspondientes a las autoridades de la Facultad, una bilioteca y una decena de departamentos: Matemática, Física, Química, Electrotecnia, Electrónica, Mecánica, Naval, Computación, Ambiente y Trabajo, e
Idiomas. Gracias a la flamante ley 26.714, ahora goza de una protección adecuada a su valor arquitectónico, que pueden ver en persona o haciendo un recorrido virtual.

Foto: Universidad de Buenos Aires