Con fin de año, nos llega una infinidad de propuestas. Cenas familiares, reuniones con amigos, y un montón de personas que de repente, aunque tuvieron un año para hacerlo, nos quieren ver. Sin embargo, tenemos oportunidades para distraernos de la locura de las Fiestas. Una de ellas es ir al Centro Cultural Recoleta, que por estos días tiene una programación imperdible.

Por ejemplo, hasta mañana vamos a poder disfrutar de la exposición de Diego Chemes, titulada “Historia Natural”, quien utiliza artefactos y herramientas electrónicas para hacer obras de arte. Alejándose un poco de la metodología tradicional de los artistas, Chemes utiliza la computadora para tratar sus imágenes, que, si bien no es ninguna novedad, logra un trabajo muy interesante.

Tampoco nos podemos perder de “El Hombre Vertiente”, que realmente ha dado que hablar en las últimas semanas. De acuerdo con los mismos organizadores, esta obra “narra la odisea de un ser que lucha por descubrirse a sí mismo y viaja a través de mundos creados por su propia mente. Estos universos paralelos se abren en distintas dimensiones en las que quedará atrapado, y solo al final descubriremos si ha encontrado o no la salida. La vivencia adrenalínica, lúdica y vital, nos llevará a seguirlo y, sin darnos cuenta, quedaremos dentro de él”.

También les hemos hablado en una oportunidad anterior de x200 años más, que seguirá “en cartel” hasta el 22 de enero. Las obras están basadas en cuatro ejes relacionados con el Bicentenario de la Nación: identidad, nación, educación y proyecto. Diferentes artistas, diseñadores y arquitectos planearon alrededor de ellos una serie de hipótesis y propuestas. Una verdadera “tormenta de ideas” que se puede visitar en el Recoleta.

Finalmente, recomendamos mucho la nueva instalación de Andrea Racciati, que también estará disponible hasta el 22 de enero, titulada “Accidentes/Incidentes”. La obra está inspirada por el documental “Lessons of Darkness”, de Werner Herzog, y por ende gira alrededor de la idea o concepto de derrame, tanto natural como humano. Derrames sociales, emocionales, esos son el objeto de “estudio” de Racciati.

Aquellos interesados en la programación, pueden consultar horarios, ubicaciones y costos en el sitio oficial del Centro Cultural Recoleta. No hay excusas para no aprovechar las vacaciones y visitarlo, al menos una vez este verano.

Foto: Gabriella Sellart en Flickr