El patrimonio y la estructura de Buenos Aires es algo que nos preocupa muchísimo. Estamos viendo cómo, lentamente, muchos de los edificios históricos de Buenos Aires están quedando relegados para dar lugar a la construcción de nuevos edificios y torres con una estética más moderna que decididamente le están cambiando la cara a la ciudad. Por eso, por un lado tenemos barrios clásicos como Retiro y San Telmo, pero por el otro nos topamos con construcciones súper modernas y abstractas como las que podemos encontrar en Puerto Madero. Entonces, nos preguntamos, ¿cómo va a lucir la Buenos Aires del futuro?

Por suerte, tenemos algo de ayuda para imaginarla. Nos enteramos hace algunos días gracias a Clarín sobre la difusión del último Modelo Territorial porteño. ¿En qué consiste esto exactamente? Fue publicado por el Gobierno de la Ciudad, y presenta los lineamientos para los próximos 50 años de la Ciudad. También nos muestra en gráficos cómo serán las definiciones que se enunciaron hace dos años, con la publicación del Plan Urbano Ambiental.

Actualmente, en la Ciudad de Buenos Aires hay 200 millones de metros cuadrados construidos, y de acuerdo al Código de Planeamiento, todavía se pueden construir otros 300 más. Pero estas construcciones podrían generar desequilibrios urbanos, por lo que el Modelo Territorial propone un crecimiento sustentable de la Ciudad. Así, no se comprometería el bienestar de las futuras generaciones que tendrán que habitarla.

Podemos pensarlo desde dos aspectos. Por un lado, una escala microurbana, y por otro, una gran escala. A escala microurbana, se buscará preservar el carácter y los paisajes de cada barrio, siendo esta además una de las preocupaciones más grandes de los vecinos. El cambio más grande vendrá a través de las llamadas Unidades de Sustentabilidad Básica, que será un sistema compuesto por manzanas que se van a agrupar y que van a estar delimitadas por calles importantes o avenidas. En estas unidades se van a mantener las calles, pero con una restricción del uso de los autos, para propiciar la llegada de las bicicletas y de más árboles y vegetación en las veredas.

A gran escala, se proponen cuatro grandes áreas donde se va a condensar la mayor cantidad de edificios: el Norte, el Oeste, el Sudoeste y el Sur. Parten de una zona central y se van extendiendo en forma radial hacia la periferia de la Ciudad. También habrá una revalorización de la zona de la Costa, para redefinir la relación que los porteños tienen con el río. Se planea hacer crecer la ciudad hacia el Este, sobre el Río de la Plata (de la misma forma que se hizo con Puerto Madero). La idea es desarrollar una zona con grandes espacios públicos de uso recreativo, la producción de energía renovable, y nuevas reservas que provean servicios ambientales. Como podemos apreciar, todo se orienta a hacer de Buenos Aires una ciudad sustentable.

Hasta ahora, todo muy lindo. Pero por supuesto, surgen las preguntas normales. ¿Se logrará hacer todo esto en 50 años? ¿Cómo reaccionarán los vecinos ante las Unidades de Sustentabilidad Básica? ¿Alcanzará el presupuesto para tamañas modificaciones? ¿Cómo afectará los valores de las viviendas? Y muchas más, que son bienvenidos a dejar, junto a sus opiniones, en los comentarios.

Foto: Suplemento ARQ de Diario Clarín