Hace algunos meses les contamos sobre la llegada de Metrobus, un sistema de transporte urbano diseñado para ahorrar tiempo para los pasajeros y disminuir el impacto ambiental. Aunque inicialmente no tuvo el éxito esperado, y cosechó bastantes críticas, la idea es extender la red de carriles exclusivos de Metrobus. Por ahora, la ubicación más fuerte que se baraja en el Gobierno de la Ciudad es la avenida 9 de Julio.

La nueva serie de carriles exclusivos podría llegar en 2012, y abarcaría el trayecto entre las importantes estaciones ferroviarias Constitución y Retiro (podríamos decir, el mismo trayecto que hace la línea C de subte). La iniciativa fue confirmada por el mismo jefe de gobierno, Mauricio Macri, quien afirmó que uno de los mayores problemas que tiene el Centro porteño es el caos de tránsito que se vive diariamente. Esto, dijo, es uno de los factores que además disminuye la calidad de vida de las personas que viven en esos barrios.

Después de descartar la faraónica idea de construir una autopista debajo del Obelisco, se decidió que la mejor idea sería un nuevo recorrido de Metrobus, para eliminar los autos del microcentro, uno de los objetivos principales de esta gestión, agilizar la frecuencia de los colectivos, y, como se viene diciendo sobre el Metrobus, una alternativa un tanto más ecológica. Originalmente, la red de Metrobus era mucho más extensa. De acuerdo con fuentes oficiales, el sur de la Ciudad, que como sabemos está experimentando una revitalización en estos últimos años, será la próxima parada del Metrobus. La idea a largo plazo es conectar Barracas y Parque Patricios con Villa Soldati y Villa Lugano, aunque todavía no se ha planeado un recorrido concreto.

Hubiera sido ideal también que, mientras se debaten nuevos recorridos del Metrobus, también se hable sobre variantes más ecológicas a las formaciones que existen actualmente. Si bien agilizan el tránsito gracias a la existencia de sus carriles exclusivos, no hay dudas que son solamente más colectivos normales, por lo que sin duda la emisión de gases contaminantes no ha disminuido. También habrá que hacer una evaluación de riesgo vial, pero por supuesto, quedará en manos del comando.