Continúan los esfuerzos para proteger a Casa Suiza. La semana pasada les contamos sobre cómo una serie de vecinos estaba luchando para evitar la demolición de este edificio histórico. Así como la Justicia se encargó de proteger a los edificios históricos de 1941, en esta oportunidad se logró detener un intento de demolición.

¿Cómo sucedió todo? Ayer a las ocho de la mañana, una de las personas que presentó el recurso de amparo para proteger a Casa Suiza, Laura Driau, avisó a la Justicia que había aparecido un camión con obreros listos para demoler el edificio. Esto fue reportado por la página de Facebook de la organización no gubernamental Basta de Demoler.

Por ende, al recibir esta noticia, la Fiscalía envió un patrullero al lugar, en Rodríguez Peña 254, que eventualmente logró frenar a los obreros. Si esto no hubiera pasado, la situación sería diferente, quizás, más similar a lo que sucedió con la casa de Alfonsina Storni, en Flores, que fue demolida ilegalmente.

Este es solamente un episodio más en la lista de los múltiples ataques al patrimonio arquitectónico de la Ciudad. Recordemos que, gracias a una acción de la Justicia, se logró detener el avance de algunas demoliciones que iban a tener lugar después de que no fue renovada la ley que prohibía la demolición de edificios anteriores a 1941. Sin embargo, estas personas todavía perseveran.

La Casa Suiza, por su parte, fue fundada en 1861 y pertenece a la Sociedad Filantrópica Suiza, pero también fue hogar de los bailes de carnaval del Shimmy Club, asociación de afroargentinos. Con el correr del tiempo, la Casa Suiza se transformó en un emblema para esta colectividad, y allí es donde podemos encontrar sus últimos rastros. Comprendemos, entonces, la importancia que tiene este edificio.

Foto: Arquitectos Italianos en Buenos Aires