La semana pasada les contamos acerca del aumento del subte en la Ciudad. La tarifa, que estaba en $1,10, tuvo un astronómico y sorpresivo aumento del 127%, por lo que quedó en $2,50. Aunque en un momento se habló de una “tarifa social” para el 11% de las personas que tendrán problemas para pagarlo, lo cierto es que la decisión del aumento por parte del Gobierno de la Ciudad no ha traído sino controversias y protestas. El aumento se hizo efectivo a partir del 6 de enero, pero recién hoy se aplicará a todos los pasajeros, puesto que la tarifa de $1,10 se mantuvo para los usuarios de las tarjetas SUBE y Monedero.

Como anticipamos, las protestas no se hicieron esperar. Primero provino de medios y consumidores, y finalmente llegó de parte de los empleados del Subte, que tomaron la decisión de protestar la medida abriendo los molinetes durante hora pico. Esto tuvo lugar los días viernes, lunes y miércoles, en determinadas estaciones de todas las líneas. Pero a partir del martes, comenzaron una nueva campaña: la de recaudar firmas para mostrar el descontento que tienen los usuarios del servicio con este nuevo aumento. En sólo dos días, reunieron 80.000 firmas.

Las firmas serán entregadas por la CTA (Central de Trabajadores Argentinos) al juez Fernando Juan Lima, quien está a cargo de todos los amparos que se presentaron para oponerse al aumento. Sin embargo, es necesario que se habilite el juzgado (por la feria judicial) para que se trate el tema. La fiscal Ana Di Iorio también pidió que se trate el tema del aumento inmediatamente, porque se están afectando los intereses ciudadanos.

La verdad es que el subte se ha transformado en uno de los temas más candentes, y hasta la funcionaria nacional Maria Jose Lubertino, ex titular del INADI, invitó a los porteños descontentos a través de Twitter a saltar el molinete. Si bien después admitió que se trató solamente de un chiste, podemos apreciar las magnitudes que ha tomado el tema. Sin embargo, hasta que no se haga una decisión oficial, vamos a tener que preparar nuestras billeteras para afrontar un poco más de gasto, porque parece que la tarifa está para quedarse.

Foto (CC): Sebastián Dario en Flickr