Más de una vez hablamos sobre la problemática de la basura, porque la cantidad de residuos que generamos no disminuye, algo que trae las lógicas consecuencias en el medio ambiente y dificultades para almacenar los desechos en los rellenos sanitarios que están cerca de colapsar. Por eso, el Gobierno porteño lanzó una nueva campaña para alcanzar el objetivo más difícil: generar conciencia.

Voces es una serie de afiches y spots, que fueron presentados hoy pero ya están circulando hace varios días, referidos a la manera en que los porteños manejamos la basura: desde el hábito que ya deberíamos tener todos de utilizar los cestos que hay en el espacio público, hasta aprovechar los contenedores para separar todo material que se pueda reciclar, de manera que luego se lo trate adecuadamente.

De esta forma, por ejemplo, se apela tanto al humor como al sentido común para que arrojemos las latas de gaseosa donde corresponde, o que los papeles y cartones estén claramente diferenciados de las tradicionales bolsas de residuos. Así, en este último caso, pueden ser retirados por los llamados cartoneros o transportados por las propias empresas de recolección, cuando adapten sus mecanismos.

Mientras que las cuestiones elementales como tirar papeles en un cesto son detalles medianamente fáciles de resolver, el tema de fomentar el reciclaje es un poco más complejo. ¿Por qué? Aparte de instalar contenedores diferenciados, que por ahora se ven en pocos barrios, es necesario explicar los beneficios y la forma correcta de utilizarlos. Y eso es lo que buscan lograr con esta campaña.

Tomemos como ejemplo el caso más común en la Ciudad: los consorcios. En el edificio donde vivo yo, las bolsas son llevadas por el encargado a la basura y jamás se habló de la separación en origen. Es decir, que las propagandas deben ser completas y muy abarcativas para lograr ese necesario cambio cultural que nos lleve a cuidar más el medio ambiente. ¿Se alcanzará la meta esta vez?

Foto: BAndo-neon