Eva Perón es uno de los personajes más importantes de la historia argentina, y los ecos de sus acciones aún pueden verse hoy en día. Aunque no muchos lo saben, la esposa del presidente Perón eligió la Legislatura porteña en 1947 como su despacho, donde atendía los asuntos de su fundación, destinada a la ayuda social. Todos los días, recibía visitas de trabajadores y organizaciones sociales, algo que continuó haciendo hasta poco antes de fallecer en 1952. En ese mismo espacio se llevó a cabo una buena parte de su funeral, que hasta hoy es considerado el "más multitudinario" de la historia.

Este paso de Eva Perón por la Legislatura de Buenos Aires puede verse en parte del mobiliario de estilo. Para poder rescatarlos del olvido, se está llevando a cabo un plan de restauración patrimonial de todos los lugares vinculados a Evita, y la idea es inaugurarlos el 8 de marzo, en la celebración del Día de la Mujer. Muchos de estos objetos se perdieron durante la Revolución Libertadora, y por supuesto, con el paso del tiempo. Pero todavía queda mucho con lo que trabajar.

El año pasado, el edificio de la Legislatura de Buenos Aires fue declarado Monumento Histórico Nacional. Este verdadero palacio fue inaugurado en 1931, con la idea de que fuera la sede del Consejo Deliberante de Buenos Aires. Sin embargo, esta entidad se disolvió en 1941, con la presidencia de Ramón Castillo, y recién volvió a funcionar en 1958, durante el gobierno de Frondizi. Por este motivo, entendemos cómo Evita logró instalar allí su despacho. Entre 1943 y 1958, en la Legislatura porteña funcionó la secretaría de Trabajo y Previsión, cuyo primer secretario fue, justamente, Juan Domingo Perón.

Eva Perón ubicó el espacio que había sido el despacho de su esposo, mientras se desempeñó como secretario. Así lo explica en su libro La Razón de mi Vida. Las huellas de Evita en la Legislatura de comenzaron a rastrear en 2001, a través de la Dirección de Patrimonio de la Legislatura que investigó fotos y testimonios orales.  Así nos enteramos que las visitas de Eva Perón no solamente pasaban por su despacho (ahora llamado Salón Eva Perón), sino que además también visitaban el Salón Dorado, uno de los lugares más impactantes de la Legislatura y que fue construido como una copia del Salón de los Espejos del Palacio de Versalles.

¿Qué pasó con el legado de Eva en la Legislatura? A fines de los '90, cuando dejó de funcionar definitivamente el Consejo Deliberante, se llevaron a cabo algunas reformas, en las cuales se arrancaron los artefactos del baño y el vestidor de Eva. Algunas cosas fueron destruídas para hacer lugar a caños de agua y calefacción, y los espacios donde Evita transitaba todos los días se transformaron en oficinas separadas con paneles de durlock. Hasta hace poco, este lugar simplemente era un depósito de muebles viejos.

Muchos de las cosas usadas por Eva fueron rescatadas de un depósito ubicado en Jujuy y San Juan, perteneciente a la Legislatura. Todos estos objetos fueron devueltos a la Legislatura, donde ya se comenzaron las obras para recuperar los espacios. El baño y el vestidor de Eva serán el centro de la exhibición que, según los planes, comenzará en marzo.

Foto: El escritorio de Eva Perón en Wikipedia