Los porteños no se están portando muy bien al volante. De acuerdo con las últimas estadísticas, se le está quitando la licencia diariamente a 36 personas, por infracciones graves al tránsito. Este tipo de sanción creció en un 22 por ciento en 2011, sobre todo en cuanto a infracciones como cruzar con la luz roja, superar el límite de velocidad y, el clásico, no usar casco mientras se conduce una moto. Los conductores, al cometer este tipo de acciones, tienen que pagar una multa y pierde puntos en su licencia. Sin embargo, de estas personas solamente la mitad tenía licencia de Capital Federal; el resto, era oriundo de la Provincia de Buenos Aires o del Interior.

Esta información fue proveída por el último informe del Ministerio de Seguridad y Justicia de Buenos Aires. Durante el transcurso del 2011, se retuvieron las licencias de 13.088 personas. En 2010, esto se realizó con 10.741. Podemos ver un marcado aumento. La infracción más normal fue la violación del semáforo en rojo (en un 46,4 por ciento de los casos). Por su parte, otro gran porcentaje corresponde al exceso de velocidad, en el 24,5 por ciento de los casos. Y finalmente, el podio de bronce se los llevaron los motociclistas, que al no usar casco conformaron el 12,3 por ciento de las retenciones de licencias.

Las retenciones a la licencia no se limitan nada más a Buenos Aires (eso explica también por qué se realizaron con personas que tenían licencias de otras ciudades) sino que están previstas dentro de lo que indica una Ley Nacional. Así, el gobierno está autorizado a sacarle el carnet a aquellos que, como indicamos anteriormente, crucen un semáforo en rojo, superen la velocidad máxima indicada, viajen en moto sin casco, y además, no tengan el seguro del coche al día o circulen en contramano. En septiembre, una nueva ley de la Legislatura porteña acotó el rango de acción, dado que estableció que solamente se le puede sacar la licencia a aquellos que superen la velocidad máxima en 40 kilómetros por hora, o cuando se cruce en rojo superando el límite de velocidad.

Después, en noviembre, llegó una nueva ley de tránsito: se sumaron nuevos motivos para la retención de licencia. Ahora, contamos superar el límite de alcoholemia, invadir los carriles del Metrobus o las ciclovías, y circular con la licencia en un estado irregular, como vencida o adulterada, forman parte de la lista. Al haberse producido estas modificaciones tan cerca del fin de 2011, por eso no tuvieron un impacto muy grande en las estadísticas.

Al retirarse la licencia de conducir, se le otorga al conductor un certificado provisorio con el cual puede manejar por 40 días. Dentro de esos 40 días, tiene que presentarse ante un controlador de faltas para que se le aplique una multa monetaria y, si corresponde, se le quite los puntos de su scoring. Aunque aumentó la retención de licencias, el sistema de scoring y de retención está probando ser provechoso, porque se disminuyó en un 35 por ciento la cantidad de fallecidos en accidentes de tránsito en los últimos cuatro años. ¿Qué piensan ustedes del sistema de scoring?

Foto: La Mula