El año pasado les contamos sobre las obras que buscaban devolverle algo de vida al Paseo de la Infanta, en Palermo. El proyecto, que ya está en marcha, contempla la construcción y refacción de los locales del predio para instaurar un nuevo polo gastronómico. Y, por supuesto, cuando hablamos de gastronomía tampoco puede faltar la comida rápida. Pero los vecinos de Palermo, en particular aquellos agrupados por la Asociación Amigos de los Lagos de Palermo, ya se han quejado de la llegada de la cadena de fast food más grande del mundo, McDonald's. Es que, al parecer, hay algunas irregularidades alrededor de la construcción del local.

La asociación presentó un documento que incluye una nota periodística publicada en Clarín el pasado 27 de diciembre, en la que se especifica que la zona del Paseo de la Infanta donde se van a realizar estas construcciones está protegida. De acuerdo con los vecinos, la zona de los arcos se encuentra dentro del Parque Tres de Febrero, un área de protección histórica. Por ende, no se pueden construir locales comerciales, que es lo que se está haciendo, sino exclusivamente espacios de utilidad pública.

Como la construcción del local de McDonald's ya comenzó, los vecinos están pidiendo que las autoridades presenten la autorización correspondiente a las obras. Por supuesto, estas no se han frenado, y el supuesto "reflorecimiento" del Paseo de la Infanta sigue en pie. Lo único que no está siendo resistido por los vecinos es la construcción de la Plaza de la Shoá, que homenajea a las víctimas del Holocausto.

El Paseo de la Infanta vivió su época de esplendor en los años '90, cuando era un centro de bares y locales gastronómicos. Sin embargo, después de una tragedia que se llevó la vida de la joven Marisa Iglesias, una nena de seis años que murió aplastada por una escultura, que se cayó por culpa del viento. Junto con la crisis económica, el Paseo de la Infanta comenzó a decaer, y hasta el propio Gobierno de la Ciudad llegó a ceder el espacio para que sea utilizado como terminal de colectivos, buscando eliminar una supuesta "mafia" de estacionamientos.

Por un lado, está bueno ver que se están tratando de recuperar los espacios que, por una cuestión u otra, quedaron en desuso. Sin embargo, lo que no parece correcto es que se esté procediendo con las obras primero, sin consultar a los vecinos, y segundo, sin tener en cuenta que se trata de un área de protección histórica. Por el momento, tendremos que esperar para saber cuál será la solución final otorgada por la Justicia. De acuerdo con lo planeado, las primeras obras del Paseo de la Infanta deberían ser inauguradas dentro de unos meses.

Foto: Palermo Online