Los músicos porteños parecen no tener paz. Además de las complicaciones para tocar, dada la falta de lugares habilitados y el claro poco interés de las autoridades, deben también luchar contra los dueños de estos locales habilitados, que como regla general cobran para tocar. Pero ese no es su único problema. Hace algunos días, músicos y legisladores protestaron para repudiar el veto que hizo el poder Ejecutivo a una ley que daba un subsidio vitalicio a los músicos mayores de 65 años.

Para poder obtener este subsidio, los músicos tenían que acreditar 15 años de residencia en la Ciudad y dos décadas de carrera. Todo, gracias a la ley 4021, que sin embargo fue vetada sin demasiada explicación por la administración del actual jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

Para protestar contra esta medida, varios músicos se juntaron en el histórico Café Tortoni, en la Sala Alfonsina Storni, para dar una conferencia de prensa manifestando su repudio. Entre los músicos que afirmaron estar en contra se encuentran Teresa Parodi, Horacio Fontova y la Orquesta del Chango Farías Gómez. También estuvieron presentes algunos legisladores de la oposición.

Por lo que venimos viendo, la política cultural del Gobierno de la Ciudad ha sido bastante ambigua, con, por un lado, la promoción de varios festivales y actividades, pero, por el otro, el cierre de muchos espacios culturales donde antaño se podía tocar. También se han clausurado muchísimos locales donde tocaban bandas. Y con esto, realmente nos preguntamos qué tiene en mente la Ciudad a la hora de proteger a sus artistas.

Foto: Protesta de músicos del Colón en Portal de Bell Ville